GUILLERMO NUNEZ ABOGADOS ASESORES FISCALES
 

CARIÑO, TUS OCURRENCIAS NOS TIENEN HARTOS

Martes 20 de junio de 2017.

      Nadie está exento del riesgo de acudir al lenguaje marrullero cuando las cosas se ponen feas para nuestros intereses, sean éstos legítimos o no. Es lo que sucede en aquellos casos en los que se trata de alcanzar, contra viento y marea, un objetivo que resultaría indefendible desde una óptica racional por su maldad intrínseca o por su estupidez suprema. Y lo más sorprendente de todo es que una gran parte del discurso político que actualmente se ha instalado en España no es sino mera marrullería carente de significado y presto a cumplir con el objetivo de confundir, engañar o justificar lo injustificable. En esto último, el partido Podemos es el paradigma de la perfección, sobre todo, personificada en su líder y señor Pablo Iglesias.

 

      Sin embargo, tampoco se queda atrás Pedro Sánchez y el PSOE de sus militantes cuando señala que España es una nación de naciones o que es un Estado plurinacional. ¿Pero qué necesidad tiene este señor de proferir semejante estupidez? Cabría pensar que la necesidad (o necedad) no es otra que la de calmar las aspiraciones secesionistas de determinados partidos políticos independentistas a fin no tanto de resolver el problema, que es artificial, como de continuar conviviendo con el mismo ad eternum bajo la égida de la confusión y contradicción permanente, al menos, mientras dure la necesidad (o necedad) de tener que contar con la sobrevalorada representación de partidos nacionalistas e independentistas en el Congreso de los Diputados. Que los españoles tengamos que oír el discurso de Rufián da, como mínimo, grima.

 

      Ahora resulta que un reducidísimo grupito de militantes en comparación a los millones de españoles con derecho a voto, puede acordar que España es plurinacional y aquí no ha pasado nada. Pero vamos a ver, almitas de Dios, que la Historia está ahí para corroborar que la ideología de los nacionalistas en la moderna Europa, si por algo se caracteriza, es por la insolidaridad económica y por el racismo, dos manifestaciones execrables del comportamiento humano. Y que detrás de esta bandera se coloquen partidos como Podemos o el PSOE (que todavía se atreve a cantar La Internacional en la clausura de su congreso) es un signo muy preocupante de que el deterioro de nuestro sistema democrático se agudice y termine desembocando en el caos, primero espiritual y luego material.

 

      Así que a todos los españolitos creo que nos corresponde, como deber ineludible, denunciar los intentos de cuestionar la vigente Constitución de 1978 en sus valores fundamentales, que no son otros que los de la libertad y la igualdad de todos los españoles (vascos, gallegos, catalanes, canarios, madrileños…)

 

 

Guillermo Núñez Pérez

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2017 Law Firm in the Canary Islands