GUILLERMO NUNEZ ABOGADOS ASESORES FISCALES
 

EXPRESIONES DE ODIO E IGNORANCIA

Miércoles, 25 de julio de 2018.

     Si para algo sirve internet es para acceder y contrastar las distintas opiniones que se expresan en los principales periódicos del país sobre los temas de la actualidad política. Nuestra sociedad, al igual que sucede en otras de nuestro entorno y que también disfrutan de un régimen democrático que respeta la libertad de expresión, está marcada en gran medida por las opiniones que se expresan en los medios. En ese contexto, las cadenas de televisión y sus tertulianos marcan la expresión máxima a la que puede llegar la influencia del medio en cuestión sobre la sociedad en su conjunto en cuanto a la conformación de estados de opinión acerca de la realidad política. Por eso resulta siempre necesario contrastar la opinión de unos con la de otros para así evitar caer en estados catatónicos o también de pura y dura imbecilidad a la hora de asumir como propias opiniones o informaciones ajenas que, en algunos casos, poco tienen de contenido objetivo y mucho de manipulación.

 

     Viene lo anterior a cuento de las declaraciones de la supuesta princesa Corinna respecto a actividades presuntamente ilegales realizadas por el Rey Emérito Juan Carlos I. La publicación de tales declaraciones por algunos medios escritos y su ampliación por determinadas cadenas televisivas (fundamentalmente por la Sexta), no creo sea producto de lo que se conoce como periodismo de investigación, sino más exactamente, como periodismo de cloacas. Por ello, todo lo publicado y dicho por determinados medios con relación a este caso debe ser tomado con cautela y prudencia, pues a partir de dicha información aún no contrastada ni verificada, debe prevalecer ante todo la presunción de inocencia que afecta a cualquier ciudadano y, en particular, al Rey Emérito Juan Carlos I. Y es que ya hemos podido comprobar cómo a partir de dicha información no contrastada se pasa a la condena a priori no sólo del Rey Emérito, sino de todos los Borbones. “Que los Borbones son unos ladrones, es un hecho históricamente constatado” ha dicho A. Garzón, líder de Izquierda Unida.

 

     Actitudes como la citada sólo pueden venir de sujetos e ideologías claramente contrarias a la institución monárquica como forma de gobierno y que además son incapaces de diferenciar, por ignorancia, entre monarquía constitucional y monarquía absoluta. Además, es de tal calibre el resentimiento y el odio que dichas actitudes manifiestan, que quienes las sustentan son incapaces de entender que en nuestro país haya republicanos que defienden la monarquía como garantía esencial del propio sistema democrático. Y ello no sólo no es paradójico, sino que es expresión de una realidad histórica insoslayable en virtud de la cual Juan Carlos I fue uno de los artífices fundamentales del restablecimiento de la democracia en España.

 

     Recuerdo que bajo el franquismo, mi madre siempre recordaba en términos positivos el advenimiento de la II República española en 1931. Yo espero poder trasmitir a mis hijos idéntico sentimiento con el restablecimiento de la democracia en España en 1977, y también, que en el año 1981 hubo un intento de golpe de estado que fracasó gracias a la intervención decidida del Rey Juan Carlos I en defensa de la democracia. O que en 2017, su hijo, Felipe VI, ante el intento de golpe de estado llevado a cabo por determinados políticos catalanes, subrayó “el firme compromiso de la Corona con la Constitución y con la democracia y mi entrega al entendimiento y la concordia entre españoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de España”.

 

 

Guillermo Núñez Pérez

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2018 Law Firm in the Canary Islands